[Marineros Por El Viejo Nuevo Mundo]

 

Mucho antes de que un tal Cristóbal Colón descubriese el mal llamado Nuevo Mundo, e incluso de que los cruzados se lanzasen a conquistar buena parte del globo terráqueo en nombre de la cristiandad, ya estuvieron ahí los vikingos. Uno de ellos, en concreto. Leif Erikson, hijo de Erik el Rojo, quien, acompañado de un grupo de aguerridos compatriotas, parte desde Groelandia en busca de un sitio donde poder gobernar con autonomía y llega a una isla situada al norte de Canadá. Corre el año 1000 y, aunque muy pocos textos de esa fecha se refieren a los nórdicos con el nombre de vikingos, ya que el significado original de esta palabra era “saqueador” o “pirata”, podemos asegurar que Leif Erikson y su tripulación vikinga descubrieron América.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/libros/el-ano-1000-marineros-por-el-viejo-mundo/

[Animales Sueltos]

 


Sostiene Tom Waits que los hombres «somos monos con armas y dinero». A lo que añade: «Estamos inmersos en una versión gigantesca de la locura que se desarrolla en cada cerebro humano». ¡Nada más que añadir, señoría! Bueno, sí. Que lo clavó, el músico californiano, en esta respuesta de una remota y surreal autoentrevista. Puro Waits.

Puesto que a la vista está que seguimos siendo aquel mono, aunque con menos pelo y más ardor de estómago, que un día descendió de la rama de su árbol favorito para cumplimentar, displicente, el modelo 145 de la Agencia Tributaria. Quizá sea hora de regresar a esa rama, castigados, como quien va a un rincón de pensar, para reflexionar y replantearnos de nuevo, desde nuestro lugar de origen, el sitio hacia dónde debemos ir.

 https://www.elagoradiario.com/desarrollo-sostenible/biodiversidad/carl-safina-libro-aprender-a-ser-salvajes/

[Un Poema de AnoGrexia]

 


ULISES DESATADO


Se abrieron diligencias sobre el caso:
el cadáver flotaba en la piscina
de un parque acuático de mala muerte;
maniatado, sin cabeza, apestoso.

Gritó Caronte por megafonía:
«¡FELIZ SIRENA, QUE LLORAS A MARES!
¡INFELIZ ULISES, MATASIRENAS!».

Mentirías, barquero, si dijeras
que escuchas sus cantos de pezmujer.

Sólo la llamada de algunos muertos
y el seco restallar de las ventanas
te guía, Caronte, por secos lagos
de añoranza y te alimenta en la fuente
del olvido para evitar el llanto.

¡Ven en forma de sueño, de fantasma,
demujersalmón o de ancla oxidada
que el buzo lleva clavada en el bazo!

¡Arráncate las cuerdas que te atan al mástil!
¡Vamos a comer océano al dente!
¡Poseidón, casi todas las sirenas
muertas y enterradas en cualquier charca
se aparecen hoy subidas arriba
de camino fúnebre hacia nosotros
con revuelo triunfal de papagayos!

Otra leyenda, claramente falsa,
pero que durará dos o tres siglos.

El mar, siempre tan inquieto, anochece.

 

 

[A Color]

 




[Cinco Poemas En CasaBukowski]

 

David Benedicte, en vez de con pluma o teclado, escribe con un escalpelo y, con él, nos vivisecciona sin contemplaciones para extirparnos de raíz las mentiras, excusas e imposturas que, como quistes benignos o malignos, nos han ido depositando la España negra y el capital en nuestras carnes y en nuestras almas, a lo largo de nuestras vidas. Además, es uno de los creadores de palabras más dotados e intuitivos de la poesía española actual, pues para nombrar esos quistes y adherencias, la ciencia quirúrgico-poética hispana, en su opinión, necesita de neologismos adecuados y precisos; y él los busca y los encuentra. David Benedicte es, pues, un eslabón más de la más fértil cadena forjada con rabia y sarcasmo de la tradición lírica peninsular, esa cadena de artistas, dramaturgos, narradores y poetas españoles que, desde 1492, ríen y se ríen con una dolorosa y amarga mueca por no llorar.

https://casabukowski.com/poesia/poesia-espanola/david-benedicte-haiku-gaditano/?fbclid=IwAR0idDTbT7jMRn0CbwHLw9Yd-XGKy8MBXcfO5u-3DXsAjGiNskI2KYwTP3s

[Tintín En Hopperland]

 




“Hergé-Hopper” del artista francés Xavier Marabout (1967) imagina aventuras románticas para el joven Tintín en el universo artístico del estadounidense Edward Hopper. El caso es que ha sido demandado por los herederos de Hergé por colocar al famoso aventurero en un universo erótico.

En esta serie de obras realizadas en acrílico sobre lienzo, Marabout, aunando su influencia del cómic y del realismo americano de Hopper, imagina una agitada vida sentimental para Tintin, creado en 1929 por el belga Georges Remi (Hergé).

En su página web, Marabout describe su trabajo como 'strip art', en el que «desnuda universos artísticos distantes para fusionarlos» en un estilo en el que la parodia está omnipresente.

La empresa Moulinsart, que gestiona la obra de Hergé, acusa a Xavier Marabout de reproducir el mundo de Tintin sin su consentimiento:

[Klein On Fire]


Prestad mucha atención porque la periodista, escritora y activista Naomi Klein (Montreal, Canadá; 1970) aprovecha para desnudarse profesional y metafóricamente en este nuevo libro: «Durante una época y media, desde los reportajes que hice en Nueva Orleans con agua hasta la cintura tras el huracán Katrina, he tratado de descubrir qué está interfiriendo con el instinto de supervivencia básico de la humanidad, por qué hay tantas personas que no se comportan como si nuestra casa estuviera en llamas cuando es tan evidente que lo está. He escrito libros, grabado documentales, dado infinidad de conferencias y cofundado una organización (The Leap), que se dedica, de una forma u otra, a explorar esta cuestión y a tratar de alinear nuestra reacción colectiva con la escala de la crisis climática que vivimos». Pues eso. Que no hay nada como tenerlo claro.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/periodismo/naomi-klein-periodismo-libro-en-llamas/

[Entrevista Y No Vista]

 

“Abordar la escasez de agua
requiere una redistribución drástica”

Andreas Malm, activista climático y escritor

Es una de las voces más relevantes en los debates sobre la cuestión del cambio climático y acaba de coordinar un proyecto de investigación interdisciplinar sobre la relación entre los combustibles fósiles, la acumulación de capital y la ultraderecha europea que en breve llegará  a las librerías. Estábamos obligados a conversar con este profesor asociado de Ecología Humana en la universidad de Lund, en Suecia, para quien todo comenzó en Gran Bretaña con el auge de la energía de vapor.

Al hablar con él uno tiene la sensación de que Andreas Malm (Suecia, 1977) aprendió de crío a caminar sobre un cable sin línea de vida y que lo hace a ciegas, como el mejor de los equilibristas, para mantener la armonía en lo que parece ser un caso de doble personalidad. Cualquiera diría que hay dos Andreas Malm dentro de Andreas Malm: el erudito diletante, por un lado, y el activista enfurecido, por el otro. Y si el primero pergeña libros como Capital Fósil. El auge del vapor y las raíces del calentamiento global, publicado en España por Capitán Swing, el segundo saca tiempo para realizar acciones de desobediencia civil y sabotaje con el grupo Klimax. Y ambos Andreas Malm, el escritor y el revolucionario, tienen mucho que añadir al futuro de la crisis climática.

 

Pandemia, emergencia climática, desigualdades sociales... Abunda la sensación de que, sin quererlo, protagonizamos una película de desastres. ¿No le parece?

Bueno, sí, estos tiempos que corren son bastante distópicos. Y no es una coincidencia que el desastre se haya convertido en un tema recurrente tanto en el cine y como en la literatura de ficción actuales. Desde Diane Cook hasta Kim Stanley Robinson, la cli-fi apocalíptica y los géneros relacionados con ella están obteniendo un auge inusual. La gente trata de enfrentarse a una realidad que se siente como una tormenta de catástrofes.

 

La cual no forma parte del argumento de una película divertida, ¿verdad?

No.

 

¿Hay alguna esperanza de que los guionistas nos hayan reservado un final feliz?

No creo que haya guionistas aquí: nadie ha escrito un protocolo para esta concatenación de emergencias; nadie ha ideado una trama ni ha asignado roles ni ha elegido actores. Esta historia la estamos construyendo todos, en tiempo real. Eso significa que no hay un final reservado: pase lo que pase, y podría ser casi cualquier cosa, será el resultado de intereses y acciones en conflicto. El final, en otras palabras, en la medida en que habrá un final en lugar de muchos, estará determinado por el equilibrio de fuerzas entre las clases, los movimientos y otros tipos de actores contendientes. Eso también significa que no se pueden descartar tipos de finales felices. No existen obstáculos técnicos que hagan que, por definición, sea imposible interrumpir la actividad habitual y empezar a reparar los daños que ya ha causado en el planeta. Esto se aplica al frente climático y a otras partes de la crisis ecológica, como la deforestación de los trópicos. Eso no significa que los finales felices sean probables, simplemente son posibles. Si se materializarán o no, depende totalmente de nosotros. Todo lo que tenemos que hacer es acumular suficiente fuerza de huelga social detrás de las demandas para llegar allí. Dado lo superiores que son nuestros enemigos en prácticamente todos los aspectos, por el momento, esto es, por supuesto, más fácil decirlo que hacerlo. Por tanto, es muy importante no escatimar esfuerzos.

 

¿Qué hacemos si queremos llegar vivos a los títulos de crédito?

Dejamos el resto de los combustibles fósiles intactos en el suelo. Eso significa liquidar toda la industria que se beneficia de la producción de combustibles fósiles. Convertimos esta industria en un aparato para extraer carbono de la atmósfera en lugar de agregar más. Terminamos con la deforestación en los trópicos poniendo bajo control público las cadenas de suministro que la provocan. Luego, la deforestación se revierte y los bosques vuelven a arder, tanto en el Sur global como en el Norte global. Se abolió la industria cárnica y las dietas se orientaron hacia productos de origen vegetal. Y así sucesivamente, estas no son demandas nuevas. Más bien son necesidades bien conocidas.

 

Apuesta por recuperar el leninismo ecológico para afrontar la crisis eco-social.

El leninismo ecológico es una orientación estratégica que, posiblemente, puede armarnos para las próximas fases de esta emergencia crónica. El principio clave es tratar de transformar cada brote concentrado de un síntoma de la crisis ecológica (una pandemia, un evento climático extremo) en una crisis para los impulsores de los desastres. Entonces, por ejemplo, la tarea del movimiento climático cuando estalle el próximo infierno de incendios forestales en Australia será atacar la infraestructura de combustibles fósiles mientras los incendios arden. No creo que salgamos nunca de esta espiral a menos que logremos convertir la crisis de esta manera. Tal orientación sigue el modelo de Lenin (y Luxemburgo y Liebknecht) durante la Primera Guerra Mundial: pidieron que la catástrofe de la guerra se convirtiera en un asalto a las clases dominantes que la habían iniciado y la mantuvieron en marcha, sin importar cómo muchos millones de cuerpos acababan amontonados en los campos de batalla. Solo con la destitución de estas clases se pudo, como se hizo, terminar la guerra.

 

Algo así como saber crecerse en la adversidad.

Por analogía, solo eliminando fracciones enteras de las clases capitalistas de hoy (lo más obvio: las que se benefician de la producción de combustibles fósiles) podemos tener la oportunidad de evitar un colapso climático en constante deterioro. Una vez más, no veo forma de escapar de esta lógica. ‘Leninismo ecológico’ es un término idóneo para redefinir esta idea. También puede significar muchas otras cosas: en mi libro solo ofrezco un boceto tosco, sobre el que tendré que elaborar en otros contextos, y afortunadamente hay otros compañeros que trabajan en la misma línea. La tradición del marxismo revolucionario que lucha contra la catástrofe tendrá que volver.

 

¿Cómo convencemos a los mercados actuales de que hay que recuperar ese espíritu comunista y quién es el listo que se lo dice?

No hay forma de convencer a los mercados de que se necesita un espíritu comunista. Sin embargo, algunas personas podrían ser receptivas a ese argumento. Hay señales (señales débiles, es cierto) de apertura a ideas más radicales, por ejemplo, entre la juventud de los EE.UU. Y la gente que acudió a las movilizaciones climáticas en 2019. Debemos esperar que esta radicalización continúe y se extienda y se intensifique. Eso no es improbable, dado que nuestras sociedades —y ya podemos contar con ello— se verán desgarradas por crisis profundas en un futuro próximo. Todos tenemos que ser inteligentes.

 

Marx siempre vuelve a casa. Es como la Navidad. ¿O es que, en realidad, nunca se fue?

Nunca se fue. Él nunca lo hará, ni tampoco Lenin, hasta que encontremos una manera de romper con el modo de producción capitalista.

 

¿Cómo debería ser el comunismo del siglo XXI para evitar algunos percances históricos que nadie quiere recordar?

Para empezar: evitar el aislamiento nacional. Es decir, asegurarse de que cualquier ruptura con el poder del capital fósil se produzca en más de un país, de modo que no tengamos una situación en la que un estado-nación (o muy pocos) se enfrente a un entorno hostil de estados comprometidos con los negocios habituales. Y apostando a vencer todos los desafíos que se le plantean, en respuesta a lo cual el estado pionero en la transición correría el riesgo de desarrollar rasgos autoritarios. Pero esto lo considero un escenario poco probable. Una economía libre de fósiles, y por lo demás sostenible en un país, es quizás incluso más difícil de concebir que el socialismo en un solo país. La transición tendrá que abarcar franjas de la economía mundial y, en última instancia, su totalidad, por supuesto, o no sucederá nada en absoluto. No podemos tener a Suecia, Rusia o EE.UU. alcanzando cero emisiones mientras todos los demás países continúan aumentado. Entonces eso eliminaría la causa original de los contratiempos futuros. Luego, por supuesto, hay un millón de otras lecciones que aprender de esa experiencia, pero creo que se trata de una discusión para otros foros. Confieso que pertenezco a la tradición trotskista crítica que ha pasado el siglo pasado recopilando y codificando tales lecciones.

 

Sigo sin ver, ni imaginar siquiera, ese final feliz del que hablábamos antes.

Es que no hay garantía de un final feliz aquí, al igual que para el mundo en su conjunto. Pero en ninguno de los casos esa falta de garantía es motivo para abstenerse de intentarlo.

 

¿En qué está fallando el movimiento climático y en qué debería poner más énfasis para ganar en efectividad y proyección?

En este momento no tenemos un movimiento climático en el Norte global. Cuando estalló la pandemia, estaba en su pico histórico de influencia masiva, pero acordó suspender todas las actividades debido al coronavirus. Creo que fue un error grave y épico. Varios otros movimientos sociales, en particular Black Lives Matter en los EE.UU., pero también, por ejemplo, el levantamiento feminista en Polonia, han demostrado que de hecho es eminentemente posible tener movilizaciones masivas en las calles durante una pandemia y no exacerbarla (no hubo un aumento en las tasas de infección durante las protestas de BLM después del asesinato de George Floyd, porque se tomaron las debidas precauciones). Entonces, lo que el movimiento climático debe hacer ahora es saltar del ataúd y recobrar vida. Será difícil recuperar el impulso de 2019, pero bien podríamos obtener un poco de ayuda en este sentido de los próximos desastres climáticos, es decir, si podemos atacar cuando el hierro está caliente y convertir esos momentos en revueltas contra las empresas, como siempre.

 

Mientras tanto, el agua ya ha comenzado a cotizar en Wall Street dentro del mercado de futuros de Materias Primas. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Me temo que sé muy poco sobre la política del agua como para tener un análisis informado que ofrecer en respuesta a esta pregunta.

 

¿Cómo aplicamos ese ecocomunismo que usted defiende en el caso del agua y su futuro como bien de lujo?

En líneas muy generales: si entendemos el comunismo como un tipo de sociedad donde no hay clases y se satisfacen las necesidades básicas de todas las personas, entonces será más una guerra que un comunismo de lujo, si la crisis ecológica se intensifica (que es probable que lo haga). Lo que quiero decir con esto es que el comunismo no se creará en condiciones de suministro infinito, sino a partir de una escasez real que se avecina. Este es el caso del agua en un mundo que se calienta globalmente. Entonces, abordar la escasez requiere, sobre todo, redistribuciones drásticas de aquellos que disfrutan de la sobreabundancia de los bienes en cuestión a aquellos que tienen poco o nada. Pero, de nuevo, tengo que insistir en que el agua no es mi campo de especialización.

 

¿Qué cree usted que diría Marx si le dijéramos hoy que la revolución acabará bajo el agua?

¿Te refieres a la subida del nivel del mar? Bueno, puede que no se sorprenda del todo, porque resumió adecuadamente la mentalidad de los capitalistas con la frase «Après moi, le déluge!» [«¡Después de mí, el diluvio!»].

 

[El Día En Que Fowles Brotó En Un Bancal]

 

Cualquiera juraría, tras hojear las primeras páginas de El árbol, el ensayo sobre la naturaleza del novelista británico John Fowles, publicado por primera vez en 1974 y traducido ahora del inglés por Pilar Adón para el sello Impedimenta, que su autor fue uno de aquellos prodigiosos hombres que brotaban en los bancales de Amanece que no es poco, la película que dirigió José Luis Cuerda al filo de la fila del surrealismo manchego.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/john-fowles-escritura-ensayo-el-arbol/

[Las Abejas Leen A Kierkegaard]

 

«¡Flota como una mariposa, pica como una abeja; sus manos no pueden golpear lo que sus ojos no ven!». Ya nos lo advirtió Muhammad Alí, o sea, Cassius Clay, con esta frase fetiche reconvertida en lema que describe su forma de boxear: rápido y ligero de piernas, moviéndose como si flotara, mientras lanzaba una andanada de uppercuts no devastadores, pero cuya acumulación frustraba y derrotaba a sus rivales. Por eso no estaría mal. Vivir como boxeaba Alí. Aplicando la genial filosofía de las abejas.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/las-abejas-reinas-del-eco-friendly/