[Un pez llamado Angie]

 

¿Sabíais que la anguila europea (Anguilla anguilla) nace y muere en ese peliagudo mar dentro de otro mar que es el mar de los Sargazos, aunque nadie haya podido presenciar nunca tal principio ni tal fin? ¿O que este animal tan repleto de misterios sufre, a lo largo de su vida, peculiarmente longeva, cuatro metamorfosis tan distintas que podría decirse, sin caer en ningún error, que se trata de cuatro animales diferentes en uno?

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/literatura/patrik-svensson-libro-anguilas/

[De Natura Florum]

 

Hay mucho, muchísimo, del herbario peripoético, íntimo y personal de Emily Dickinson entre las páginas de este De Natura Florum que Clarise Lispector publicó en 1971 en el diario Jornal do Brasil de Río de Janeiro, y en 1984 integró el volumen A Doscoberta do Mundo.

Y ya solo por eso, dejando a un lado que en este 2020 pandémico y nada celeste se cumplen los 100 años (el 10 de diciembre, para ser exactos) del nacimiento de la escritora ucraniano-brasileña de origen judío, merece la pena echar un vistazo a esta joyita con lomo que, con motivo de tal efeméride, ha publicado el sello editorial Nórdica Libros de la mano de Elena Odriozola, Premio Nacional de Ilustración, y Alejandro G. Schnetzer en materia traductora.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/literatura/clarise-lispector-reabre-su-jardin/

[Manga Entera]

 


[Tutorial: Cómo Vivir Sin Miedo]


 

El miedo es un animal. Quizás un ornitorrinco, puesto que parece haber sido facturado con los descartes de especies ajenas. O sea, de otros espantos: su pico, similar al de un pato; esa cola desmedida e igual que la de los pusilánimes castores; sus patas, como las de la nutria. Trabaja de forma autónoma, atrabiliaria, es ese terror paralizante con cola y pico que surge cuando menos cuentas con él y, si lo esperas, se hace el dormido. Habitante perpetuo en los corredores de la paranoia. Ser extraordinario que hace running por tus venas. Su veneno es de color amarillo. Amarillo canario. Y mortal.

https://www.elespanol.com/opinion/columnas/20161207/176612339_13.html

[El Club De Los Poetas Andantes]

 

En 1891, después de haber coronado montañas, rutas y senderos que nunca podremos siquiera imaginar, la rodilla del viejoven Rimbaud se inflama terriblemente. Hay que amputar y pierde la pierna. Pero él sigue haciendo planes con su futura prótesis, aunque ya nunca volverá a caminar. Por más que la inercia siguiese tirando de él, por mucho ritmo que metiese a esa excursión eterna que fue su existencia, a aquel trekking hacia ninguna parte. «¡Deprisa, nos esperan!», dicen que dijo en su lecho de muerte.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/lo-que-el-virus-se-llevo-cuando-se-podia-caminar-por-donde-fuera/

[Divinos Palabros (En Peligro De Extinción)]


 

 

Como el entomólogo que cada mañana sale de casa, cazamariposas en ristre, con la insobornable misión de ampliar su muestrario de insectos atravesados por un alfiler. Así trabaja María Sánchez (Córdoba, 1989). Tenaz, sosegada, flemáticamente. Aunque lo suyo, más que los artrópodos, sean los palabros. Esas palabras raras y caducas, ajenas a los vocabularios habituales, tan frágiles y desprotegidas, con apariencia de libélulas indómitas siempre dispuestas a no dejarse atrapar en mitad de su vuelo alocado.

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/literatura/maria-sanchez-almaciga-libro-palabras/

[Teletrabajo A Las Teclas]

 

Escribir. Es-cri-brir. Escribir hasta inundar todos los folios de este mundo. Hasta empaparlos en una rabia canina, entintada, procesal, incontenible.

Escribir para manchar los rincones inmaculados de cada página. Para rociar los documentos de Word con tu odio escarlata y sublime. Provocar incendios dactilográficos con la yema de tus dedos. Pero delicadamente, como hacen los pirómanos más viejos del lugar nada más llegar al bosque.

Escribir. Escribir igual que se doma, sin látigo que valga, a la famélica manada de leones de un circo desahuciado por los concejales de cualquier ayuntamiento sin puñetera gracia.

Escribir como se mata. O como se muere. Escribir para bucear, sin botella de oxígeno, en las profundidades de uno mismo. Escribir en busca del asesino que llevas dentro. Hasta alejarte de la luz.

Escribir a martillazos. Sin perdón. A navajazos. A bocajarro. Rechazando paliativos. Mantenerte ajeno a cualquier ternura. Escribir sin lástima ni piedad. Escribir, siempre, desde el lado nocturno de la verdad. Escribir amparado por nocturnidades y alevosías. De manera enajenada y en estado permanente de locura transitoria. Ejercer el poder destructivo de la escritura. Someter a tus víctimas con total impunidad.

https://www.elespanol.com/opinion/20151007/69873018_13.html

[Alí Marca Triples]

 

https://www.megustaleer.com/libros/tiempo-muerto-para-al/MES-091384

[Playboys Don't Cry]

 

El día que Flavio Briatore descubrió la Poesía, su mundo, el orbe automovilístico de la F-1, de la Viagra, de los circuitos, de la alta competición, de las titis rubias, neumáticas, recauchutadas, ese mundo costoso y acelerado, dejó de carburar. Sucedió una mañana de julio y empezó con Vallejo. Con César Vallejo. Aquel mismo César Vallejo al que pegaban todos con un palo sin que él hiciese nada. Al que daban duro con un palo y duro también con una soga. Son testigos los días jueves y los huesos húmeros, la soledad, la lluvia, los caminos.

https://www.elespanol.com/opinion/columnas/20160720/141615840_13.amp.html

[(Goethe Al Cuadrado)]

 

Pocos saben que Johann Wolfgang von Goethe (Fráncfort, 1749-Weimar, 1832), además de poeta, novelista y dramaturgo, invirtió buena parte de sus ratos libres en el estudio de la óptica, la meteorología, la anatomía, la zoología, la mineralogía, la fisiología y la paleontología.

De hecho, a él le debemos la existencia del Museo Nacional de Goethe en Weimar, fundado por el escritor gracias a su colección de 19.000 piezas de minerales, rocas y fósiles en la casa de estilo barroco diseñada por él mismo. También fue Goethe el responsable que se pudiese probar la existencia del hueso intermaxilar en los seres humanos gracias a sus investigaciones. Y la goethita, un óxido de hierro monohidratado llamado así en rendido homenaje a su afición, casi adictiva, por los minerales.

https://www.goethe.de/ins/es/es/kul/sup/nac/ann/22042512.html

 

Goethe ejerció de genio romántico pero tuvo ínfulas de hombre del Renacimiento. Hiperactivo de su tiempo que refleja en sus escritos el mundo en que vivió, testimonio en el que literatura, poesía, filosofía y ciencia coinciden juntas pero no revueltas. En España se desconoce casi todo sobre su pasión por la botánica, solapada por ese espíritu de intelectual-orquesta que poseía al escritor francfortés. Sin embargo, cuentan que el propio Goethe afirmaba, ya en edad madura, haber experimentado los ratos más felices de su atareada existencia mientras recorría floristerías, campiñas y jardines varios. 

https://www.elagoradiario.com/agora-forum/a-style/cultura/goethe-entre-las-flores/