[Síndrome De Abstinencia]


A mí, a ti, a él,
    a nosotros,
    a vosotros, a ellos:
    el mono.
    ¡No olvidéis al mico
    del que nadie se libra
    cuando se hace el sueco!
    Animal racional
    que se transforma
    en bestia agazapada
    a las espaldas de cada cual.

Nadie está a salvo
    de sus vilezas
    de cautivador antropoide,
    de simio dañoso,
    de oficial candidato
    a las adicciones generales
    que convocan atribuladas
    nuestras flores intestinales
    tanto gruesas como delgadas.

A mí, a ti, a él,
    a nosotros,
    a vosotros, a ellos
    y a quienes
    demandamos
    una decadencia
    sublime, hipercalórica, sonora,
    con potenciador del sabor (H-5805)
    y colorante artificial autorizado (E-110):
    hacemos
    lo que hacemos.
    Y lo hacemos
    sencillamente
    porque lo hacemos.

El yonqui se chuta heroína
    igual que tú enciendes un Camel
    y ellos necesitan llevar corbata
    o grabar en vídeo sus programas favoritos
    o asegurarse tres veces de que han cerrado
    la puerta cuando salen de casa.

Yo, tú, él,
    nosotros,
    vosotros y ellos:
    todos tenemos
    nuestras pociones mágicas.
    Por eso no descuidéis al mono,
    despótico primate
    con tendencias suicidas
    y sonrisa de  arrebatador playboy.

El mono.

Chimpancé perezoso
    cuyo zigzagueante cuchillo
    nos hace unos chirlos,
    navajazuleando semblantes,
    para que no cicatrice el sueño,
    para que nunca cicatrice el sueño.




No hay comentarios:

Publicar un comentario