[Beca Guggenheim]




Tendieron
en su frente

alambre de espino
alambre viejo
oxidado rojo oscuro
una maraña de remiendos
y envolturas
y pinchos metálicos.

El pequeño Oskar
estaba
completamente
desnudo

y su cuerpo

rociado

con el contenido de un bote

de lubricante

que se había derramado.


Luego ya sólo

hubo cansancio

un cansancio tan grande

parecido a un pozo profundo

que los prisioneros creyeron que estaba inconsciente

mientras lo percibía todo

y se daba cuenta con asombrosa claridad

de que se estaba muriendo.


Entonces recordó

cosas aquel

niño becario que iba para kapo

cosas que

posiblemente

no le habían ocurrido nunca.


Nunca.


3 comentarios:

  1. Es bueno, muy bueno...pero también es estremecedor!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Demoledor!!!

    ResponderEliminar
  3. Gran poema, gran fotografía y gran grafitti (la pasión según Banksy).

    ResponderEliminar