San Antonio Vega, patrón de los 'yonquis'




La suite está en el séptimo piso del céntrico hotel, Madrid es un rumor, y una sirena del Samur traspasa nuestro apretón de manos como la banda sonora de un filme nada original. Saludo a un Antonio Vega [Madrid, 1957] al que encuentro `desenfocado´. Como si esto fuese una película de Woody Allen, pero no tuviera ninguna gracia. Lo entiendo. El mítico cantante de Nacha Pop perdió a su pareja hace unos meses. Su fragilidad inicial -cualquiera diría, al verlo así, roto en mil pedazos, que el músico podría derrumbarse en cualquier momento- da pie a la actitud de quien tiene las ideas muy claras. Frente a él, nada es lo que parece. La timidez, dignidad. El dolor, ironía. Y una cosa está clara: la movida madrileña fue una extraña religión, sí, pero también tuvo su profeta.
____________________________________________________________






E.S. ¿Cómo se queda uno cuando le dan por muerto?

A.V. [Sonríe] Me hizo mucha gracia porque de pronto viví momentos de absoluta irrealidad. Entonces me dije: «¡Coño!, ¿será verdad? ¿Será verdad y de pronto estoy aquí como en las películas esas en las que uno está muerto pero no lo sabe?». Corrí enseguida a tocar las cosas de mi alrededor para cerciorarme de que estaba vivo. Luego, en definitiva, es algo un poco triste. Dices: «Joder, y en el caso de que estuviera muerto, ¿qué pasa? ¿Vais a utilizarlo como arma arrojadiza?». Sería el colmo que a uno le reprocharan haberse muerto. Pero lo peor de todo es que algunos lo convirtiesen en una estrategia de marketing. Pobre gente la que juega a eso. No me gustaría ser ese vivo. Preferiría ser este muerto que ese vivo. Les venía bien que en aquel momento estuviese muerto para dar salida a un proyecto de mercado. Pero la vida coloca a cada uno donde le corresponde. No me he preocupado por vengarme. Bastante tienen con lo que tienen.





2 comentarios:

  1. Me raya la foto del posado (la segunda); supura elegancia, es formalmente perfecta y, sin embargo, si la estudias con detenimiento, jugando a taparle la cara y el traje de manera alternativa, son dos imágenes tan distintas, antagónicas, y a la vez forman una unidad tan indisociable... La extrema 'finura' del traje y la actitud, y la cara del yonki que se perdía por los arrabales de las barranquillas. El cielo y el infierno en una misma y grandísima fotografía. Tiene un rollo Diane Arbus, quizá por eso me raya. Ops.
    ¿De quién es la imagen, quién la firma?
    (La entrevista también tremenda).
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Es de Ángel Alonso para EFE. Y sí, tú lo has dicho, rollo Diane Arbus puro y duro (sobre todo duro).

    ResponderEliminar