[Otro de los nuestros]



La irrupción del fanzine Espanis Sico en las (pocas) tiendas especializadas de siempre (allá por 1996) supuso un verdadero impacto, con polémica leyenda sobre ejemplares retirados en todos los rincones, y boicot por parte de un grupo de feministas en el puesto en el que lo vendían en un festival musical mostoleño. Era un fanzine que trataba de algo así como la apocalypse culture hispana: asesinos en serie, pederastas, terrorismo, el Papa, masacres rurales, dibujantes censurados, neonazis. . . y todas esas cosas tan alegres. El fanzine se hacía pasar por una especie de diario de sucesos (el nº 3 imitaba la tipografía de El País, e incluso incluía un extraíble llamado "Pequeño Espanis" dedicado a la infancia). Un puñado de fotocopias grapadas (un A3 doblado) repleto de sucesos sangrientos (los clásicos casos de Alcàsser, Puerto Hurraco, etc. ), documentos, fotografías y comix (de los habituales Ladrón, Borja Crespo, Miguel Ángel Martín, Vulleimin. . . ) censurados en todas partes, un humor más negro que el sobaco de un ñu, temas verdaderamente desagradables y mucha mala leche. Difícilmente se puede ser más andergraun. Estas cosas son historia de la cultura soterrada española contemporánea, y vale la pena recordárselo al mundo. ¿ Enfermos hijos de. . . p, eh, de una sociedad reputeada ? Ni lo dudéis por un momento.

Leído en el número 28 del fanzine 'Te con té'. Es decir, aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario